García Ramos reedita su obra «El Inglés» con varios cambios

09/01/2008 | Redacción | El Día | Santa Cruz de Tenerife

El escritor y catedrático de Filología Española de la Universidad de La Laguna modifica el epílogo de su tercera novela, que gira en torno al personaje de Carlos Asturias Harrow, con una ampliación.

Juan Manuel García Ramos acaba de reeditar su tercera novela, El Inglés, publicada en el año 1991, un texto que introduce cambios en el epílogo de nueva creación en el que, según él, «hay un lenguaje nuevo y se amplían algunos conceptos que ya se tocaron en la versión original», comentó ayer el escritor y catedrático de Filología Española de la Universidad de La Laguna.

Luis Mateo Díez escribe en el prólogo que él siempre se mostrará agradecido con los autores que son capaces de crear un universo imaginario. Y es que en la tercera novela del miembro de la Academia Canaria de la Lengua hay una especie homenaje al aventurero que habita en nuestro interior. «Carlos Asturias Harrow -el protagonista de El Inglés– es mi versión particular del Robinson contemporáneo», avanzó su creador. «Su estética es la de la derrota asumida. Quizás, la de los antihéroes de un Dostoievski, Kafka, Döblin u Onetti», enumeró.

El autor de El Inglés se muestra firme en el instante de describir su contenido. «En la vida todos fabulamos», añadiendo, «que los seres vivos se dividen entre los que sueñan sus libros y los que nos dedicamos a escribirlos». Juan Manuel García Ramos asegura que con este título únicamente ha querido avanzar un poco más en «la paulatina soledad de un hombre en un mundo que, poco a poco, se le va haciendo ajeno. Su lucha dentro de ese universo por encontrar una razón de ser, amar o, simplemente, sentirse útil», comentó sobre esta revisión literaria.

Todo empieza en Santa Cruz del Mar, la versión de Canarias para el escritor, y acaba en Tombuctú: «Da la casualidad de que estos dos puntos geográficos fueron pueblos fundados con el mismo lenguaje tamasigh. El protagonista nace aquí (en su Archipiélago imaginario) y se despide en Tombuctú, una ciudad caravanera que va muriendo con el paso de los días», relató García Ramos.

Con buena crítica se presentó –hace más de una década y media– en los expositores de las principales librerías canarias El Inglés, una novela de la que Juan Cruz, columnista de El País, escribió que «está llena de libros porque además su eje central, el lugar donde transcurre, es una librería, y porque el personaje que la transita, un viejo profesor que se crió en Cambridge, es un hombre habitado por la cultura».

En las páginas culturales de Diario 16 se apuntó que es «un reflejo emblemático de nuestro tiempo». La crítica que realizó Emilio González Déniz en el Canarias 7 apuntó directamente a la escritura del autor. «Tanta densidad en una escritura aparentemente fácil es la prueba de fuego que nos da García Ramos en ésta su tercera novela», argumentó sobre una historia de antihéroes. «La esencia del libro sigue intacta, lo que se ha cambiado y ampliado son algunos conceptos lingüísticos», asegura García Ramos.

Contacto | Distribución

© 2019 Artemisa Ediciones