Falcones, rey del día en una Feria que hace guiño a los desastres editoriales

12/06/2009 | Laura Camacho | ADN | Madrid

Poco más de dos horas han sido suficientes para que lldefonso Falcones con La mano de Fátima se convirtiera hoy en el protagonista indiscutible de la Feria del libro, con 460 ejemplares firmados en una jornada en la que, coincidencias de las actividades programadas, se ha hablado de desastres editoriales.

La mano de Fátima llegó ayer a las Iibrerías y solo el día de su estreno ha vendido 50.000 ejemplares, el 10 por ciento de la tirada inicial, 500.000 libros, ha informado a Efe la editorial Grijalbo.

«Estoy muy contento y satisfecho, lo que hace falta es que la gente la lea y valore que ha merecido la pena», ha afirmado a Efe lldefonso Falcones, quien prefirió atender a algunos medios de comunicación al término de la firma ya que «había mucha gente esperando al sol».

Poco antes de las doce del mediodía, más de un centenar de personas comenzaron a rodear la carpa instalada en el Parque de Coches de El Retiro con despliegue comercial incluido de marca páginas para el público y, sobre todo, de cartulinas con el símbolo de la mano de Fátima que sirvió no como amuleto islámico sino como abanico, uno de los aliados para combatir el intenso calor del día.

Con todo, la sombra de los árboles fue el mejor refugio para la espera, más de una hora antes de acceder al autor, mientras que muchos aprovecharon el tiempo para comenzar la lectura de la segunda novela de Falcones, tres años después de su primer éxito La catedral del mar, de la que se han vendido más de millón y medio de ejemplares en España.

«Estaba impaciente, llevo leídas doce páginas y me ha enganchado mucho», cuenta a Efe Elena y José Luis, otro fan del autor, ya califica «como muy buenas» la veintena de páginas leídas en media hora de espera.

Mientras, Falcones, cigarro en una mano y bolígrafo en la otra, no para un segundo de estampar sus dedicatorias en La mano de Fátima y algunas en La catedral del mar, al tiempo que posa con prisas para los cámaras de televisión y responde escueto a las preguntas de los periodistas.

A los lectores les saluda con un apretón de manos tras estampar su nombre y una breve dedicatoria, que arrancó el elogio de una lectora ya que Ken Follet que el año pasado firmó en esta misma ubicación sus novelas, «solo hizo un garabato. Viva el producto nacional», exclama satisfecha.

Paloma y Ángeles también se marchan contentas y deseosas de comenzar la lectura. «El tema de la expulsión de los moriscos nos interesa mucho. Es importante que existan novelas que nos hagan pensar en la historia para que ciertos hechos no vuelvan a repetirse», dicen a Efe estas hermanas.

A pocos metros del bullicio que genera Falcones –muchos curiosos con cámara de fotos– cinco editoriales (Artemisa, Escalera, Baile del Sol, Errata Naturae y Salto de Página) hablan de los libros peor vendidos, la cara opuesta de los best-seller que nunca atraen a los flashes pero que hoy ofrecen el mejor contrapunto de la jornada.

En el debate no hay tapujos para señalar los desastres de estas editoriales ni tampoco complejos para que Carlos Jiménez Arribas se presente al público como el autor menos leído de Artemisa con Viaje al ojo de un caballo, un libro «híbrido entre novela y relato de viajes» que no ha superado ni el centenar de ejemplares vendidos, una cuarta parte de los libros que Falcones ha firmado en dos horas.

«Al menos soy el autor de la editorial que más ha vendido en internet», se consuela no sin cierta sorna, y bromea: «Igual que en el fútbol dicen que tiene que haber Zidanes y Pavones también en la literatura tienen que existir los Falcones y los Jiménez».

Y es lldefonso Falcones el que coincide con este escritor desconocido. «En todos los ámbitos tiene que haber de todo y quizá su producto no está exento de calidad», señala a Efe este abogado cuya primera novela La catedral del mar fue rechazada por siete editoriales antes de que Grijalbo apostara por su publicación.

Contacto | Distribución

© 2019 Artemisa Ediciones