Antonio Ansón, director de Encuentros PHE: «Existe una gran influencia entre fotografía y literatura».

01/05/2009 | Redacción | PHE Digital | Madrid
Libros relacionados:

Antonio Ansón (1960) ha publicado obras de narrativa, ensayo y poesía. Cuenta con diversas monografías sobre literatura y fotografía.

Ha sido director de cursos sobre el medio para la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y dirige la colección de libros de fotografía Cuarto Oscuro.

Entre sus últimos libros hay que destacar la novela Llamando a las puertas del cielo (2007), el ensayo El limpiabotas de Daguerre (2007) y la ficción El arte de la fuga (2009).

Este año es director de Encuentros PHE, debates en torno a la fotografía.

PHE.es habló con él sobre su trabajo y sus proyectos para Encuentros PHE

PHE- En su carrera como escritor, la fotografía ha ocupado un papel fundamental ¿Por qué le interesa esta unión entre literatura y fotografía?

Antonio Ansón- Como no hace mucho manifestaba Luis Baylón en unas declaraciones, la fotografía tiene mucho más que ver con la literatura que con las artes visuales. Me parece que la fotografía ha desempeñado un papel más importante que el cine, por ejemplo, en el nacimiento de la estética moderna a finales del siglo XIX. En el último cuarto del siglo XIX ocurre, desde un punto de vista estético, todo lo que luego va a llamarse de forma rimbombante “vanguardias”, y la fotografía es el elemento clave.

PHE- Cuéntenos sobre su libro Novelas como álbumes, fotografía y literatura ¿Qué relación tienen en su obra?

AA- Novelas como álbumes es un ensayo sobre fotografía y literatura que, además de haber sido seleccionado entre los finalistas del Anagrama de 1999, me decantó definitivamente del lado de la fotografía, en detrimento de la pintura y el cine, por los que me había interesado antes.

PHE- Actualmente dirige la colección de libros de fotografía Cuarto Oscuro ¿Qué tipo de temáticas fotográficas le interesan para la colección?

AA- Cuarto Oscuro, siendo una colección de fotografía, tiene un marcado perfil literario. Tras la extinción de Mestizo como editorial, uno de los sellos más importantes que ha tenido España en la edición fotográfica, y los títulos que ocasionalmente aparecen en La Fábrica, Cuarto Oscuro es, en estos momentos, la única colección dedicada a la fotografía de autor. Cuando decido trabajar con un fotógrafo el objetivo es hacer un libro de fotografía (cosa que no siempre es fácil hacer entender) y que el propio fotógrafo sea autor de sus propios textos, siempre de carácter creativo.

PHE- ¿Cuál de sus proyectos le ha dado más satisfacción?

AA- Escribir es ya una satisfacción. Y el libro que mayor satisfacción social me ha dado es la novela Llamando a las puertas de cielo, que narra la brutal transformación del mundo rural español en la década de los sesenta. Satisfacción por haber escrito, y por la positiva e inesperada reacción del público, de la crítica y los premios, también inesperados, que recibió.

PHE- ¿Cuál ha sido la evolución de su trabajo desde que comenzó hasta la actualidad?

AA- El aspecto que debo señalar de la evolución de mi trabajo tiene que ver con las personas estupendas que he conocido gracias a la fotografía, aunque siempre hay algún tonto dando la tabarra.

PHE- Como director de los debates de Encuentros PHE ¿Cuáles son sus objetivos para la actividad?

AA- Con Ferdinando Scianna, nos gustaría acercar al público un aspecto de la fotografía poco conocido en España, y sin embargo importantísimo. No sólo por las colaboraciones entre fotógrafos y escritores, sino por la influencia recíproca que existe entre ambos medios de expresión.

PHE- ¿En qué libro está trabajando actualmente?

AA- En mayo aparece El arte de la fuga, un híbrido a mitad de camino entre el ensayo y la ficción, con numerosas referencias a la fotografía y a fotógrafos. Ahora estoy acabando una nueva novela sobre la generación perdida en España, los hijos de la transición, los hijos del agobio, título del disco de aquel emblemático grupo andaluz, Triana. Nacidos en el 60, no pudieron votar en las primeras elecciones libres y fueron convidados de piedra de la historia. Demasiado jóvenes para hacer la revolución, y demasiado viejos para pasar de ella y apuntarse a la movida. Unos mierdas, vaya.

PHE- ¿Cuáles son sus planes de futuro?

AA- Del futuro tenemos una única certidumbre, y es un mal plan.

Contacto | Distribución

© 2019 Artemisa Ediciones