El dudoso honor de ser el libro peor vendido

11/06/2009 | Redacción | elcultural.es (El Mundo) | Madrid

Varios editores y Jiménez Arribas, presunto autor de la obra con peores ventas, debaten en torno a los misteriosos éxitos y fracasos comerciales en literatura

Muchos periodistas preguntan por el autor menos vendido para entrevistarlo junto al más vendido, «algo así como Jiménez contra Falcones», ha dicho Orúe al presentar lo que ha llamado «la contramesa» de la Feria. Carlos Jiménez Arribas posee el dudoso honor de ser el autor del libro «peor vendido». Su obra, Viaje al ojo de un caballo (Artemisa) apenas ha alcanzado la centena de ejemplares, «aunque por señalar algo positivo ha sido el libro de la editorial más solicitado por Internet». Sobre la posibilidad de un encuentro con Falcones afirma que se siente «pequeño», aunque los autores minoritarios son los microorganismos que permiten que los grandes felinos «puedan moverse por la sabana». Tiradas de no más de 1.500 ejemplares, de los que nunca más de 200 llegan a las manos de los lectores.

¿Por qué se venden tan mal unas obras y otras se convierten en un éxito de masas nada más aterrizar en las librerías? Para Irene Antolín, de Errata Naturae, el problema estriba en la gran capacidad de marketing que poseen las grandes editoriales, contra la que no se puede competir en el punto de venta, a la que hay que añadir la juventud de los pequeños editores que «desconocen los mecanismos del mercado». Pablo Mazo, de Salto de Página, está de acuerdo en el peso de la ignorancia de las leyes de la mercadotecnia: la novela Plop, de Rafael Pinedo, se puso a la venta en España en noviembre pasado «en un mal momento». Sus promotores confiaron en Pinedo, un autor de culto en su Argentina natal, pero un absoluto desconocido para el lector español. «Con él nos ha ido especialmente mal», reconoce sin rubor Mazo.

Al desconocimiento del autor se añade otros factores como el geográfico, que dificulta la publicidad –«no es lo mismo lanzar un libro desde Madrid o Barcelona, con toda la promoción que pueden hacer en los medios, que desde Canarias», señala Antolín– o el género –«la novela siempre tiene más éxito, parece que el ensayo cuesta digerirlo, incluso a los propios periodistas a la hora de hacer la crítica»–. Talía Casado ha subrayado la calidad de los textos: «que no se vendan no significa que no sean buenos».

Carlos Jiménez Arribas ha elogiado la labor de estos editores a la hora de apostar por autores desconocidos contemporáneos: «seguro que Falcones empezó del mismo modo, y el mérito en estos casos es de quien arriesga».

Contacto | Distribución

© 2019 Artemisa Ediciones