Buitres, póquer y poesía

12/02/2007 | Feingeschliffen | Blog de Feingeschliffen. All in all a very dying race | web

Feingeschliffen

Blog de Feingeschliffen. All in all a very dying race

web

http://feingeschliffen.blogspot.com/2007/02/buitres-pquer-y-poesa.html

Ayer, en La Central del Raval, tuvo lugar la presentación del libro Ciudad propia. Poesía autorizada, de Francisco Ferrer Lerín. La biografía de este escritor irrepetible es realmente fuera de lo común como puede apreciarse en su única, sensacional y sorprendente novela titulada Níquel, repleta en gran parte, si no toda ella, de toques autobiográficos. Demasiado poliédrica para extenderse aquí sobre ella. El libro que se presentaba ayer recopila los tres volúmenes de poesía escritos por Ferrer Lerín a lo largo de su vida; no escribe mucho, pero lo que escribe lo es todo. Un orador tan fino como Félix de Azúa, amigo personal de Ferrer Lerín, prefirió leer su intervención, cosa que sólo hace cuando su admiración por obra y autor son excepcionales.

El acto fue muy barcelonés, todos se conocían y saludaban, los jóvenes llevaban gafas de pasta, las jóvenes eran realmente guapas, las mayores eran realmente feas y vestían muy modernas y Joan de Sagarra (que no saludó a nadie al entrar ni al salir) se sentó en la primera fila.

Francisco Ferrer Lerín es un maestro de las palabras y, como habrá notado quien le haya leído, tiene un sentido del humor sensacional. Tras las alabanzas que le dedicaron los tres presentadores, el escritor pasó simplemente a relatar un par de hilarantes anécdotas vividas hace muchos años y que, si aparentemente muy poco o nada tenían que ver con la poesía, sí que tenían que ver con ella en la singularidad de su mente.

Amantes de la poesía y de la palabra, si no lo conocen les invito a que lo hagan.

 

Contacto | Distribución

© 2019 Artemisa Ediciones